Select Page

Hoy una realidad, gracias a lo que ya sentó precedente en USA así como políticas públicas en países Europeos y en Oceanía como el manejo de la crisis de opiáceos en Nueva Zelanda así como la intensa producción de goma de amapola en el estado australiano de Tasmania , hoy California se podría comparar al pasado en lo que fue la fiebre del oro, hoy la fiebre de cannabies y su rápida diversificación en subproductos no tiene precedente, es espectacular la aceptación de la sociedad de algo que es criminal ante el mundo, donde la realidad es dura en las leyes que gobiernan, que deberían servir para nosotros, pero ¿qué pasa?, la criminalidad de la producción, siembra y transformación de enervantes, así como la oferta de materias primas para las drogas sintéticas hacen de México una gran víctima y crean un enemigo interno y una guerra que no tiene salida, víctimas de nuestro lugar en el mundo vecino de los Estados Unidos, se habla de amnistía, se habla de redoblar en esfuerzo pero nadie está hablando lo lógico y lo sensato, desaparecer el problema de raíz, dejar de ser las víctimas y criminales para convertirnos en los amos y señores de nuestro destino, la autonomía nacional, la fuerza global que nos da la Unidad, el crecimiento que podremos gozar gracias a una paz y a una nueva economía donde todos como nación sentiremos los beneficios, así de simple tienditas del estado manejadas, administradas y resguardadas por las fuerzas armadas imponiendo un impuesto regularizando y participando en una economía no sólo nacional sino global, compitiendo con países productores como Holanda, Australia , Estados Unidos, y Colombia. Los beneficios son inmediatos invertir en la regeneración del tejido social que han causado las drogas, desapareciendo el problema se educa, se regenera algo que no hemos tenido oportunidad de atender, nuestra educación y el consumo, ya somos un país consumista pero a eso sumémosle la falta de educación y conciencia, la realidad creo la estamos viviendo una falta de moral de cero escrúpulos en una sociedad que la política y el narco son todo, los polos opuestos se juntan y es el mero estatus que da el poder y el dinero, ¿quién pierde? todos, la sociedad, la familia Mexicana se desintegra cada día, ordenar la realidad nos obliga a que no podemos seguir desgastándonos en algo que es incombatible, regenerar lo que ya se perdió y de la lucha hacer el honor. Solo el que pueda ver por México y nuestra Gente entenderá que el precio de la Guerra es tan grande que nos tiene de rodillas , es hoy o pasará otro sexenio donde se mutile la idea de nuestra autonomía donde el vecino rico le diga al pobre cómo, cuándo y dónde, no es una simple legalización de la Mariguana, es una reforma de Nación lo que México obliga, en manos de quienes estamos hoy podemos exigir, mañana no sabemos, es momento de proponer, de entregar a todos por igual los que ostentan el querer poder gobernar a una nación tan compleja que ni nosotros nos entendemos pero es aquí donde está nuestra unidad señores candidatos dejando a un lado sus discursos y escribir todos el mismo, uno solo de progreso de unidad pero sobre todo de paz, eso es lo que hoy México nuestra tierra nos obliga, que nos amemos por iguales, nos dignifiquemos moralmente conscientes, que nada ni nadie nos puede humillar, criminalizar, se acabo el momento de ser víctimas, llego el tiempo de ver por todos de ser un sólo México, de alzar una sola voz ante el mundo, de evolucionar para dignificar nuestra existencia en la tierra. ¡Viva México!, ¡Fuertes Mexicanos llego nuestro momento!