Select Page

La lección nos la regala el tiempo, cuando aprendemos de cada día tomar lo mejor y de lo peor
hacer nuestra oportunidad, a eso estamos obligados, cuando día a día logramos ver en la luz de
la esperanza un pensamiento de que hoy con nuestro trabajo alcanzaremos un mejor mañana,
que sólo podemos comprender que en conciencia es donde crecemos y ahí existe nuestra
eternidad. Hoy solo puedo comprender que la simple oportunidad de estar vivo, de dar lugar al
mañana, es la realidad que tenemos, la seguridad de poder estar, que solo debemos esperar lo
mejor en la tranquilidad de que nuestro trabajo nos sacará adelante. Un ejemplo maravilloso es
el popular negocio del vino.
Reflexionar de lo que fue
un año nos da lugar al momento de saber que gracias a la vida y los retos que se presentaron
nos dieron bases para hoy poder tener una visión de cómo y del por qué le estamos sirviendo a
la tierra, en esta existencia, sólo humildemente podemos comprender que somos un individuo
más, buscando lo que todo ser vivo busca, sobrevivir, amar, y entender; a veces creemos que
escogemos o que merecemos el lugar que la tierra nos dio, hoy creo que no escogemos, que el
universo nos da el lugar perfecto para nuestro simple crecimiento, que día y noche nos
demuestra su grandeza en la majestuosidad de su espacio, en la realidad del milagro en la
tierra, que hoy pocos pueden ver lo grande del ser humano, en nuestra falta de empatía por
nosotros el ataque constante a nuestra madre tierra en el materialismo histérico dictado por un
patrón de consumo manejado por una explotación del capitalista, donde don dinero paga y lo
justo nada vale, donde una maleta de papel de ese don dinero vale más que una montaña que
lleva miles de años dando lugar a una cultura. Hoy lo que si sé, es que en el dolor que me hace
sentir nuestra realidad, cuando veo un planeta incapaz de generar una obligación total por
nuestro derecho de poder, simplemente existir en armonía con todos los seres vivos del
planeta, una especie como nosotros que primero se explota antes que amarse, es aquí donde
encuentro la fuerza para saber que si podemos cada día ser mejores en lo individual, en la
educación que le debemos a nuestra simple existencia, hablar de lo que ya sabemos nos aflige,
muchos dicen que es perder el tiempo, pero el tiempo es todo para quien del aire vive y mortal
es. Hoy tengo la seguridad de saber que todos esos problemas en la tierra nos afligen, que el
manejo del hambre y la administración del miedo es tan insostenible como sus principios, que
si la historia algo nos enseña es que es cíclica y que lo que hoy pensamos es nuevo antes y lo
que ya fue, hoy puede ser, pero solo lo que decidamos construir hoy dará principios para el
mañana. Hoy es toda una vida para el mortal, hoy es saber que cada día suma y nos acerca al
centro, y que en un abrir y cerrar de ojos paso el tiempo y sólo lo que sembramos es lo que
cosechamos, hay años que marcan más que otros pero todos marcan una lección, dan lugar a
un aprendizaje, el 2017 a mí me regalo el poder de transformarme, de cambiar el pensamiento
de ajustar nuestro por qué, de saber que sólo sumando a un objeto mayor que uno mismo
alcanzaremos el mundo que soñamos, que me obliga algo más grande que yo mismo, es mi
corazón en la tierra buscando la conciencia del universo, entendiendo que sólo en el amor y la
empatía existe la paz en el alma, que somos pasajeros de un mundo que se nos regaló para
cuidar, que debemos dejar lugar para mejores principios. Hoy sé que podemos los pocos
decididos a entregar la vida en prenda, recibiremos la dicha de dejar algo más que nosotros
mismos, trascender en la simpleza de que todo lo que hagamos tenga conciencia por la tierra y su gente. El 2017 fue en mi entendimiento, el año de transformar lo nuestro ,nuestro
pensamiento cambio y este 2018 será el año del poder hacer lo justo por nosotros en la tierra.

Que este 2018 reciban la fuerza del poder ser y siempre en conciencia por la tierra,
encontraremos un mejor lugar para el México que hoy está en nuestras manos, las de todos los
mexicanos, llego el tiempo de actuar por nosotros, en la trinchera de nuestra individualidad,
sumando a un bien común con pequeñas acciones que generaran grandes cambios.
Dios Los Bendiga